46 comentarios

Reflexiones de una Madrid-Segovia

Hoy debería estar escribiendo una crónica sobre la Madrid-Segovia de este sábado, pero como muchos de vosotros sabréis, me tuve que retirar al llegar a Cercedilla.

Hay varias razones por las que la carrera no salió tal y como yo esperaba. Algunas de ellas físicas, pero sobre todo psíquicas. Y es que en este tipo de carreras es mucho mas importante la cabeza que las piernas. O al menos yo lo creo así.

Con perspectiva y con la frialdad que dan los días que han pasado puedo entender en que me equivoqué. El primero de los errores y quizá el mayor fue el no haber sido riguroso con el entrenamiento. No ser constante con el entrenamiento de “fuerza” fue fundamental para que las piernas no respondieran como yo hubiera querido. Otro fallo fue el que pese a no verme bien mentalmente en la salida no supe bajar el pistón y quise mantener ritmos establecidos semanas antes. Me autopresioné de manera innecesaria.

Aunque realmente lo que mas marcó mi Madrid-Segovia fue la muerte de  mi abuela el lunes previo a la carrera. No soy de exteriorizar los sentimientos y mas cuando son de tristeza o dolor. Así que como es habitual me “comí” todo lo malo de esos días. Es normal que el viernes estuviera nervioso y mucho mas normal que el sábado estuviera histérico. Nunca he estado así antes de una carrera. NUNCA.

Pese a todo el sábado me situé en la salida con la intención de llegar a Segovia. Allí estábamos un buen grupo de amigos que pensábamos ir al mismo ritmo y hacernos compañía durante los 102 kilómetros. Rafa Rocha, Gema, José, Alberto, Amalia, Alfon y Miguel Ángel. Mi “hermano” José Luis se acercó para hacer unos cuantos kilómetros con nosotros, ¡gracias “bro”!.

Equipazo en Plaza Castilla

Equipazo en Plaza Castilla

Tuvimos muchas visitas de amigos para desearnos suerte. Increíble la familia Coentrena que se desplazó hasta Plaza Castilla antes de su entrenamiento. No me olvido de Manu, Rai, Rafa, Prado y seguro que me olvido de alguno o alguna, disculpadme, pero estaba atacado.

Los primeros kilómetros me sirvieron para quitarme los nervios (o eso creía yo). Poco a poco cogimos nuestro ritmo, cómodo, trotando suave y andando en las subidas. Disfrutamos también de la compañía de Iri. Su rodilla parecía que iba en buenas condiciones después de unas semanas previas muy complicadas.

A pesar de todo las sensaciones no eran buenas. Llegamos a Tres Cantos tranquilamente, sellamos, bebemos y saludo con abrazo incluido a Luis Arribas. Aquí quiero hacer un pequeño o gran inciso para dar las gracias a los mas de 120 voluntarios que el sábado hicieron posible que 1200 corredores disfrutáramos como lo hicimos. 1000 veces GRACIAS.

Con el gran Luis Arribas en Tres Cantos

Con el gran Luis Arribas en Tres Cantos

El tramo desde Tres Cantos a Colmenar empezó bien, nuevos ánimos con Paco y Juan acompañándonos un buen rato. Pero las malas sensaciones seguían ahí, pulso muy alto, cansancio y las piernas que no terminaban de ir finas. Sin embargo seguíamos a buen ritmo o al menos eso decía el reloj (puto reloj). Llegamos a Colmenar y la cabeza seguía centrifugando mal rollo y malos pensamientos. No quería seguir ahí.

De ese estado calamitoso me sacaron las palabras de David Roncero que andaba por Colmenar animando a muchos conocidos. Si no llega a ser por el hubiera tirado directamente hacia el “Cercanías” camino de vuelta a Madrid. ¡Gracias Ron!

De todas formas no andaba fino y bajando hacia el Puente Medieval me quedé un poco rezagado del grupo con José que estaba con el estómago muy revuelto. A los pocos kilómetros José me dijo que tirara para delante, que el no iba nada fino. Con pena le dejé atrás y cogí mi ritmo. Esos fueron los mejores momentos hasta entonces, la cabeza se centró en la carrera y apreté el paso. En el avituallamiento me enganché de nuevo al grupo.

Partimos rumbo a Manzanares. Por el camino encuentro con grandes amigos como José Escudero y sus “huaraches”, eres enorme. Y también con el gran Justo García, para mi un ejemplo a seguir de esfuerzo y superación. Parecía increíble hace unos kilómetros pero estaba disfrutando.

El quinteto con Justo García

El quinteto con Justo García

Bajando a Manzanares otro sorpresón, Anita Fuller y Diego Serrano nos esperan junto a Violeta. Risas, besos, selfies… son increíbles. Llegamos al avituallamiento y allí estaba África animando. Gracias por todo el seguimiento y por estar tan pendiente de nosotros. Eres grande “pelocho”. Llevábamos 42 kilómetros ya.

Selfie con Anita, Diego y Violeta. Foto de Anita Fuller.

Selfie con Anita, Diego y Violeta. Foto de Anita Fuller.

Parado en Manzanares vuelven las malas sensaciones. ¡Joder! Estoy mucho mejor corriendo que parado, no soy capaz de saber que me pasa. Así que azuzo a mis compañeros para salir pronto y seguir camino hacia Mataelpino.

Reemprendemos la marcha en compañía de Anita y Diego. Hace calor ahora, pero parece que vamos bien de fuerzas. Tan bien que apretamos en las subidas, que no son pocas en este tramo. Los pies empiezan a doler, pero el ánimo es tan bueno que no les hago caso (error). Poco antes de llegar a Mataelpino aparece Lolo Barreiro que nos acompaña hacia el pueblo. Un placer conocerle, y mas en esta situación. Nos anima, nos dice que nos ve muy bien y eso nos da moral, al menos a mi.

Llegamos a Mataelpino clavando el tiempo del año pasado, pero a nivel físico noto que no voy tan fresco como en 2013. Reponemos fuerzas tranquilamente y saludamos de nuevo a África, Anita y Diego que se han teletransportado hasta allí. Aprovecho para descalzarme un momento y masajear los pies. Están bastante jodidos pero parece que aguantarán (error).

Llegando a Mataelpino. Postureo al 200%

Llegando a Mataelpino. Postureo al 200%

Arreamos hacia la Barranca, con bastante calor. Y aquí otro error, en vez de contemporizar y guardar fuerzas seguimos dando caña. Subiendo fuerte, trotando en las bajadas y llanos y apretando el paso. En un par de kilómetros, lo que eran unas magníficas sensaciones pasaron a ser pésimas. Tenía cuchillas en las plantas de los pies y las caderas agarrotadas. Los psoas se estaban acordando de mi progenitora y la cabeza empezó a hacer el trabajo que llevaba mas de 50 kilómetros esperando, es decir, tirar para casa… “Así no puedo seguir”, “no merece la pena”, “te vas a lesionar” y otra larga serie de “bellos” a la par que “positivos” pensamientos.

Tiré de orgullo para llegar hasta la Barranca con el grupo. Allí les comenté que no iba bien y que la cosa pintaba mal. Me animaron diciendo que Cercedilla estaba cerca y que allí vería las cosas de otra manera. Unos cuantos minutos después partíamos hacia Cercedilla. Sólo unos pocos metros por la carretera al trote me devolvieron a la realidad. Casi no podía apoyar los pies. Cada paso era una tortura. Les dejé alejarse y empecé a caminar como buenamente podía.

Al dejar la carretera y coger de nuevo el camino ya lo tenía decidido. No iba a sufrir de esa manera hasta Segovia. No merecía la pena. Una mas que posible lesión o incluso algo peor estaba al acecho si me empeñaba en continuar. A ese ritmo me esperaban aún mas de 9 horas de tortura. Con las mismas cogí el móvil y llamé a Marta que me estaba esperando. Le dije que no se preocupara, que iba tocado muscularmente y que mi carrera acababa en Cercedilla.

Seguí a mi ritmo, cual Chiquito de la Calzada, subiendo primero y bajando después camino de mi “meta”. Los corredores me pasaban y todos me preguntaban, se preocupaban. En ningún momento me sentí solo pese a marchar en solitario. Es una sensación increíble, desconocidos que se interesan por ti y tu integridad. Gracias a todos.

Más increíble aún fue escuchar una voz que me llamaba, al levantar la cabeza vi a Rosa (la Presi) de la mano de mi sobrino. Al principio no reaccioné, era como estar en un sueño pero detrás vi a Peich (mi rubia favorita), Bárbara y a Marta. Habían formado un comando de rescate y venían en mi ayuda. ¡¡La madre que las parió!!

Bajando a Cercedilla con el comando de rescate

Bajando a Cercedilla con el comando de rescate

Quedaban unos 3 kilómetros para Cercedilla que se convirtieron en un paseo con la familia. Risas y bromas. Ya había desconectado de la carrera y la sensación de alivio era enorme. Aunque algo de resquemor quedaba dentro, no os voy a engañar.

Al llegar a Cercedilla estaban mis cuatro magníficos compañeros listos para salir. Les dije que me quedaba allí, que no merecía la pena arriesgar. Les di un abrazo a cada uno. Sabía que iban a llegar genial a Segovia. Recogí mi mochila, avisé a la organización que me retiraba y me cambié de ropa.

Mientras me cambiaba y me recuperaba un poco empezaron a llegar mas amigos y compañeros. Jose Escudero, Iri, Carlos Siguero y José, que se había recuperado de sus problemas en el estómago y seguía en carrera. Me sentí muy feliz por ellos, me encantó verlos y compartir la emoción que desprendían. Cogí mis trastos y salí del polideportivo de Cercedilla.

Ya en el coche Marta me preguntó que quería hacer. No dudé ni un momento. “Quiero ir a la meta para ver como llegan”. Teníamos habitación reservada en Segovia para mi llegada. ¿Qué mejor manera de aprovecharla que dando ánimos a todos los valientes que llegaban a meta?.

Después de una breve pero intensa ducha nos fuimos a la zona de meta. Allí estaba África de nuevo esperando al equipo. Como aún quedaba un rato para que llegaran decidimos tomar un tentempié… bueno, que leches, nos pusimos “finos filipinos”. Nos lo habíamos ganado. Yo estaba canino después de 10 horas y media de camino y ellas por estar buena parte del día esperando y animando.

A las 11 y media de la noche volvimos a la meta ya que pensábamos que faltaba poco para que apareciera el equipo. Estábamos pendientes del móvil y de los mensajes que nos llegaban… ·Estamos a 13 kilómetros… a 7… a 3…” La espera se hizo dura por el frío, el cansancio y el dolor de pies insoportable. Pasadas la 1 y media de la madrugada dos luces bajaron hacia el Acueducto.. eran Alberto y Amalia… Subidón de alegría. Abrazos, risas y lagrimas… increíble!

Así lucía el Acueducto

Así lucía el Acueducto

Pero la noche no había acabado, faltaban por llegar Rafa, Gema, Alfonso y Miguel Ángel, además de muchos otros. África ya se había ido pero se nos unió Dani Casaus, que grandísima persona es, después de hacer su carrera estuvo esperando casi hasta las 4 de la mañana a varios amigos, recorriendo con ellos los últimos kilómetros de nuevo.

Después de otros 30 minutos de espera vimos llegar al cuarteto del cual había formado parte durante 58 kilómetros. Otra vez noté como se disparaban las pulsaciones y se me humedecían los ojos. Ver las caras de alegría, ilusión y orgullo mezcladas con la fatiga me emocionó… y porque no decirlo, también sentí un pinchazo de envidia. De nuevo abrazos, risas y lágrimas para despedir un día que no olvidaré nunca.

Parece que al final os he mentido y si que ha salido una crónica. De verdad que no pensaba que saliera así, pero es lo que tiene que el Wordpress este te borre dos veces lo escrito, que al final te lías, te lías…

Quiero acabar diciendo que aunque muchos penséis que es una putada no acabar (y puede que tengáis razón) una carrera así, yo soy y estoy feliz con lo que pasó el sábado. Me quedo con los buenos momentos vividos, que fueron muchos, muchísimos, en serio. No se puede sentir y recibir mas cariño del que yo recibí antes, durante y después de la carrera. Compartir 10 horas con amigos es convertirte en parte de su familia y ellos de la tuya. Y podría seguir hasta escribir el doble de lo que llevo hasta ahora, pero me arriesgo a que os acordéis de todo mi árbol genealógico y no es plan.

Estoy seguro que todo esto me ha hecho mucho mas fuerte de lo que era y que he aprendido de lo sucedido. Saco conclusiones y enseñanzas que me valdrán para mejorar en las próximas carreras y retos, pero también en mi vida diaria.

El año que viene volveré. Prometido

El año que viene volveré. Prometido

Acabo ahora si agradeciendo a todos los que habéis estado ahí antes, durante y después de la carrera. Animando, apoyando, preocupándoos por mi. Gracias, gracias y gracias. Se os quiere.

Y a ti que has llegado hasta aquí, gracias por leerme.

 

 

 

 

Anuncios

46 comentarios el “Reflexiones de una Madrid-Segovia

  1. Estimado:
    Me he vuelto una fanática de tus crónicas, ya te dije por Twitter que me esperaba esta!
    Lo primero felicitarte estar dispuesto a participar en 100 kilómetros merece todo mi respeto y admiración. A veces la vida no siempre es como uno quiere, traspasas a través de tus líneas el cariño, la emoción de tus kilómetros en compañía de amigos y gente que no te conoce como yo.
    Este sábado voy por mis primeros 42 kilómetros espero poder lograrlo, nunca se sabe! A seguir entrenando para tu próximo desafío. Y te envío un fuerte abrazo desde mi hermoso Chile.

    • Muchas gracias por tus palabras.
      Estoy seguro de que conseguirás ese reto. Solo disfruta. Después de tantos entrenamientos el domingo es una fiesta para ti. Regálatela!!
      Un besazo gigante!

  2. Hola Alberto, esta claro que tu propósito era terminar la carrera y cumplir los objetivos que te habías marcado, pero como bien sabes al fin y al cabo es eso “sólo una carrera” y habrá muchas más, hiciste lo más inteligente, forzar sólo te hubiera llevado a una lesión y no merece la pena.
    Disfrutaste de una gran parte de la carrera, acompañado de familia y amigos (que está claro que no te faltan) y es con lo que te tienes que quedar.
    Un saludo y a por el siguiente reto.

  3. No sabia lo de tu abuela Alberto, lo siento mucho. Ya sabes la frase que se suele decir, la carrera empieza meses antes de acabarla, tu carrera no termino en Cercedilla, acabo en Segovia recibiendo a tus compañeros. De Chapo.

    Un fuerte abrazo.

    PD. Sera por Madrid – Segovias…. jijijiji

  4. A pesar de no haber podido terminarla veo que quedas con todo lo bueno durante el camino. Y eso es lo importante. Sin duda la volverás a hacer y espero poder compartir algún km contigo. Un abrazo.

  5. Eres la milk, dolphin! solo te digo eso. Y que la gente tiene que estar flipando conmigo pensando que soy la Presi de algún gobierno o argo 😉 besos!!!!!

  6. Felicidades por la crónica, si para mi hay un objetivo en la vida como runner novata es la Madrid-Segovia, me haría mas ilusión que terminar un maratón. Y todos los que os atreveis con ella, la acabeis o no, me pareceis unos valientes. Tienes un mérito increible, espero algún día poder compartir algún momento de esa carrera con gente tan fantástica. Un saludo!

    • Muchas gracias Laura.
      Seguro que algún día estarás en la línea de salida y la correrás. Y también estoy seguro de que compartirás muchos buenos momentos con grandes corredores y amigos.
      Un saludo.

  7. Esto forma parte de este mundillo en el que andamos metidos… miedo me da el día que tenga que tomar este tipo de decisiones, ¡espero tener la misma entereza que tú para encajarlo!.
    … y será por ultras!!, pronto te quitaras la espinita, estoy seguro!!

    • Es lo que tienen la vida y las carreras Miguel Ángel.
      Seguro que lo encajarás igual. Eres un tío muy sensato y sabes de lo que va esto.
      Fue un auténtico placer compartir kilómetros el sábado contigo.
      Espero volver a hacerlo muy pronto.

  8. Hola!!he leído tu crónica y me parece muy buena,espero algún día conocerte,no importa no acabar lo bonito seria hacerlo pero de las cosas malas se aprenden más que de las buenas,y lo principal es contarlo y volver a intentarlo,animo un saludo

  9. Ufffffffffff ¡¡¡ Alberto , TODA MI ADMIRACION Y RESPETO ¡¡¡¡ Siempre consigues sacarme alguna lagrimilla , mi mejor sonrisa y me llena de emoción ¡¡¡ Guapo por dentro y por fuera ¡¡
    Muacsssss

  10. Eres muy grande chaval y eso tiene poco que ver con que te retires en Cercedilla, llegues a Segovia o te dé por seguir y acabes un año la carrera en Santiago de Compostela. Cuídate mucho y cuida esa estupenda familia. Un abrazo.

  11. ¡Gracias por compartir tus emociones! Que sé, muchas de ellas, son muy personales. Se que lo sabes, y aún así me sale compartir contigo que “se hace camino al andar”, todo el camino recorrido es la carrera 🙂
    Haber esperado a amigos y compis muestra un corazón de oro. ¡¡¡Qué suerte tenemos de conocerte!!! 🙂

  12. Creo que fue lo mejor que podías hacer. Tomar una decisión así no es fácil, tienes que estar orgulloso de ello. Yo lo estoy de ti!!!
    Ya habrá más oportunidades, don’t worry!
    Muak!
    Marta 😉

  13. Bueno, me alegro que a pesar del joputarl del WP hayas podido escribir la crónica. Lo siento por lo de tu abuela, siempre son especiales. Seguro que te acordaste de ella muchas veces a lo largo del camino.
    Lo “bonito” de estas carreras de ultradistancia es que sabes cómo sales pero no cómo llegas, son una aventura de escuchar al cuerpo, una batalla táctica donde hay que coordinar pensamientos, ritmos, comida, bebida, y todo ello disfrutando. Si no, la medalla de meta no vale para nada. Cuando el pulsómetro dice que vas pasado de pulsaciones, mala cosa (por experiencia), así que como carreras hay muchas, jugártela para acabar lesionado es poco inteligente.
    Aún así, veo que fue un bonito día compartido en el que un buen grupo de gente realizó sus sueños, y pudiste estar ahí, qué bueno!
    Nos vemos en la próxima movida, finstro pecadorl! 😉

  14. Bueno, yo creo que ya está todo dicho, pero me gustaría recalcar que en medio de estos movimientos de WITL, GO GO GO, NON STOP, etc etc, has dado la mejor clase que, los que nos denominamos populares, globeros o llámese como se quiera, podemos recibir… y es que siempre y por encima de todo, debe primar el sentido común. Chapó.
    Un abrazo muy grande, ya que este año no te lo he podido dar en persona, pero el que viene no te libras!!

  15. Olé la madre que te parió, te marcas… cuántos, 58km? es para estar muy feliz. Que no han llegado los resultados? ya llegarán.
    Ánimo para las próximas. Ojalá algún día coincidamos en algún ultra, pero a mí, de momento, me dan miedo los medios maratones…

    • Gracias Chencho! Fueron casi 65kms ;-P.
      Pues paso a paso. Domina las medias y cuando te sientas preparado y sin presión pasa al Maratón.
      Ante todo disfruta de los que haces!
      Un abrazo.

  16. Resquemor siempre queda cunado no nos salen las cosas como queríamos ya sabes eso de las expectativas y las decepciones, pero tienes que estar muy orgulloso. Dices que te afectó mucho la muerte de tu abuela unos días antes, esas cosas son así, no sacan del sitio y en una prueba tan exigente tienen que ir al piezas muy encajadas. Yo corrí mi peor maratón unas semanas después de la muere de mi padre y la cabeza no iba con las piernas, te entiendo
    Felicidades por esos 67 y por haber tomado la decisión correcta

  17. Enhorabuena, tú abuela estará orgullosa de su nieto, allá donde esté,
    Vaya nenita que estás hecho, retirarse por un dolor de pies!,,, es broma no te
    Enfandes , me parece una bestialidad lo que hacéis, y siendo amateurs de esto, hay
    Que saber retirarse cuando no se esté disfrutando y sufriendo de manera excesiva y por nada.
    Así que ovación para Vd.
    Y una duda. Es necesario correr los 100 kms cada año? Brutotes que sois unos brutotes! :).

    Pd: mis sinceras condolencias por tú abuela…..

  18. Grande muy grande, un post estupendo como siempre. Enhorabuena x ser tan valiente y tan positivo, tu abuela desde arriba estara orgullosa de ti. Un besazo

  19. Bueno, ánimos no te voy a dar porque no te hacen falta tienes una cabeza fuerte, se lo difícil que es tomar la decisión de abandonar una carrera porque yo lo he vivido y tu lo hiciste y ademas fuiste a ver a tus compañeros llegar, yo no creo que hubiese podido.
    Eso demuestra lo grande que eres, quizás para otro año te tengas que plantear no ser la maquina que tire de un tren con demasiados vagones, estas carreras tan largas son difíciles de gestionar con grupos grandes.
    Bueno amigo que nos vemos pronto un abrazo.

  20. Alberto, lamento el fallecimiento de tu abuela. Cuando leí las palabras que le dedicaste pensé que era una dedicatoria de esas que te dicta el corazón en los días previos a un momento importante. Ahora lo entiendo.

    Respecto a la Madrid – Segovia ¿qué quieres que te diga? Yo aún sueño alguna noche con el Km 73 de mi primer 100 ¿Te imaginas por qué? Quizá por eso te entienda mejor que otros, y ten por seguro que lo que sientes en el momento de tomar la decisión de abandonar no es nada comparado con el canguelo que te entra cuando estás a punto de tomar la salida del siguiente 100, porque habrá un próximo 100. Así que vete preparando, y si cuadramos fechas sería un placer para mí tomar la salida a tu lado (de la llegada ya hablaremos). Yo, de esta crónica y de otras cosas que has escrito estos días me quedo con que eres un tío con suerte, pero más suerte hemos tenido los que te conocemos.

    La vida es como es, ya lo sabemos, pero no cambies mucho y sigue escribiendo. Te pongas como te pongas, no vas a poder dejar de correr.

    Un abrazo fuerte y sincero

  21. Sabes que eres grande con o sin ésta Madrid-Segovia en concreto. Te conozco poquitísimo y aún así se que tienes muchos otros retos (y si me permitís más importantes) cumplidos. Lamento lo de tu abuela y que sepas que lo del comando rescate me emocionó. Esa mujer tuya!!! 🙂 Un abrazo y mucho ánimo para el próximo reto (que seguro tienes en mente). Vicky

    • Muchas gracias Vicky.
      Por supuesto que hay retos más importantes, esto al fin y al cabo es un hobby. Hay que disfrutar con ello.
      No hay palabras para agradécele a Marta todo lo que hace por mi.
      Un beso.

  22. […] tengo momentos de bajón como el que estoy pasando desde el pequeño “fiasco” de la Madrid-Segovia. Mi ánimo para salir a correr y entrenar no es el mejor, pero no queda otra que seguir […]

  23. […] pasado unos cuantos meses desde que “acabé” la Madrid-Segovia y desde entonces ya estaba pensando en nuevos objetivos. Ya me rondaban el Maratón de Barcelona, […]

  24. Hola Alberto, lo primero siento lo de tu abuela es duro perder un ser querido, pero nunca se van del todo ya que siguen estando en nuestro corazón.
    No es la primera vez que te leo, tu blog el cual engancha. Gracias a JuanVi os conocí y os admiro por vuestra dedicación entrega e ilusión por esta pasión de correr y que contagiáis.
    Este año pensaba correr mi primera maratón pero tú me abriste los ojos y realmente creo que debo esperar a estar mejor preparado no para quedar de los primeros sino para terminar con buenas sensaciones tal y como me ocurrió en mi primera media, no me enrrollo mas, solo darte ánimos, Madrid-Segovia hay muchas y tu retirada a tiempo pudo evitar una posible lesión que te ubiera apartado de nosotros mucho tiempo, sigue enseñándonos y dedicándonos un poco de tu tiempo en este blog dándonos buenos consejos.
    Y acuérdate que la próxima vez que nos veamos quiero un selfie contigo😉

    • Muchas gracias por tus palabras Roberto. Me hace muy feliz saber que mi experiencia puede servir para que otros corredores mejoren y disfruten más de este deporte.
      Cuenta con ese selfie!! Faltaría más!!
      Un abrazo muy grande!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: