11 comentarios

Trail del Serrucho

Hay carreras que te marcan por su recorrido o por su dureza. Otras lo hacen por su cuidada organización. Algunas por la cantidad de amigos con los que coincides. Unas pocas por lo que disfrutas mientras participas en ellas. Con los dedos de las manos se contarían las que aúnan un par de estas características… Por encima de todas ellas está el Trail del Serrucho, para mi, la mejor carrera que he disputado.

Es muy difícil encontrar una carrera donde junten tantos factores a la vez. Bonito y duro recorrido, organización perfecta que mima al corredor, encontrarte con decenas de amigos, disfrute garantizado durante los 23 kilómetros y encima colaborando con un proyecto solidario. ¡Pues el Trail del Serrucho lo tiene todo y mas!

Trail del Serrucho 2015

Esto es el Trail del Serrucho entre otras muchas cosas.

El domingo se disputó la 3ª edición de este Trail y para mi fue también mi tercera participación. El primer año me sorprendió su gran organización. El segundo año el barro hizo que la carrera fuera muy muy dura y muy divertida (sólo mantenerse en pie era ya todo un logro), ese año se convirtió en el Trail del Barrucho . Esta tercera edición con la nieve que cayó quedará siempre en mi recuerdo, es una gozada sentir los copos caer en tu cara.

Llegar al pabellón de deportes de Alalpardo y empezar a saludar a amigos y amigas fue todo uno. Qué gustazo da encontrarte con gente a la que hace tiempo que no ves. Allí estaban ya parte de mi familia Drinkingrunners con una buena cantidad de kilos recogidos (al final casi 300 kilos) y también una gran representación de mi otra familia: Coentrena.

Drinkingrunners en Alalpardo

Familia Drinkingrunners con presencia Coentrena

Empiezo a despojarme de la ropa y pienso en lo calentito que se está en el pabellón. Fuera han empezado a caer los primeros copos de nieve y la verdad sea dicha, ganas, lo que se dicen ganas de correr, no tenía muchas.

Pero como uno es facilón se deja llevar por el ambiente festivo y salimos camino de la plaza de toros para colocarnos en la salida. Allí de nuevo mas saludos y abrazos. Disculpad que no os nombre pero seguro que olvido a alguien y no me gusta recibir las amenazas y comentarios soeces que me han dedicado algunos amigos después de no mencionarlos en alguna crónica. Lo del par de Albanokosovares esperando en la puerta de casa merece un post aparte…

La idea de la carrera era disfrutar todo lo posible sin forzar el ritmo y si llegaba con fuerzas al ultimo avituallamiento ( km. 17 aproximadamente) apretar un poco hasta meta.

Hasta el último momento dudé de que ropa llevar. Las mallas largas para tapar mis canillas no eran negociables pero el cortavientos sobre la camiseta térmica y la zamarra de los “Drinking” fue decisión de última hora. En el primer avituallamiento me lo quité y el gran a la par que amable Doc Mascias me lo llevó en su mochila.

Trail del Serrucho

Sonrisa tonta de felicidad

Me coloqué al final del grupo en la salida junto a Rodri Arcos y el Doc. Salimos tranquilos y ya en el primer kilómetro se formó la grupeta de los Drinking. Risas, chistes, chascarrillos que duraron hasta el kilómetro 6 donde el grupo empezó a disgregarse.

Por delante Doc, Oscar Adán, Rafa Teresa y servidor apretamos ligeramente haciendo alguna parada técnica (véase cambiar el agua al canario) y así agruparnos de nuevo.

El kilómetro 11 es mítico en esta carrera. Allí está el avituallamiento sólido. ¡Y vaya avituallamiento!. Pese al frío y la nieve los voluntarios se volvieron a currar un espectáculo, jamón, lomo, queso, fruta, chocolate, gominolas, agua, isotonica, coca cola y vino. Este año con la sorpresa del roscón. ¡INCREÍBLE!

Trail del Serrucho. Avituallamiento

Vino, jamón, lomo, roscón.. ¿Qué mas quieres?

La parada no fue muy larga, 5 minutos escasos para no perder mucho ritmo y vuelta a patear las estepas Alalpardeñas.

Volvía a nevar y volvíamos a estar todo el grupo junto. En este punto hubo momentos de casi tener que parar de correr por las risas: que si oigo el mar, que si el año pasado me sentó mal el vino, que si parezco un sherpa, que si esas mallas te hacen culito Spiderman… ¡Un sindios!

De verdad que no cambio ni uno sólo de esos momentos por bajar un minuto mi marca. No hay color amigos y amigas.

Sobre el kilómetro 14 el grupo empieza de nuevo a estirarse y la subida hasta el ultimo avituallamiento la hacemos cada uno como buenamente puede. Llego allí unos pocos segundos después de Doc, Rafa y Óscar. Ellos van a esperar al resto. Les digo que me apetece apretar un poco y ellos me dan su bendición para seguir a mi aire.

Desde ese punto empieza otra carrera. Las piernas han llegado cuasi perfectas y quiero ver que tal me encuentro. Los últimos repechos los hago en plan caco y cuando comienza la bajada enchufo el molinillo. Los dos kilómetros de bajada hasta el río salen a 4’30” sin forzar mucho, ¡bien!. Comienzo la última subida sin acelerar mucho pero adelantando a corredores. Una alegría ver en ese punto a Arantxa y Sonia que iba con problemas musculares, si no llega a ser por eso no las veo el pelo.

Trail del Serrucho.

En el avituallamiento me dejaron tirado, pero me vengué!!

Termina la subida y quedan poco mas de 2 kilómetros. Aprieto un poco mas y las piernas responden. El GPS marca ritmos de 4′ raspados. Estoy acabando muy fuerte y mis canillas van de lujo.

Llego a meta en 2 horas 14 minutos. ¡Genial! Una media por debajo de 6′ por kilómetro, la que era mi intención antes de empezar.

Saludo a mas amigos en meta. Recupero fuerzas gracias al despliegue que tienen montando los chicos del Club de Running Alalpardo, pizza, lomo, gominolas, cerveza, coca cola, isótonica, agua… no os digo mas que en la boda de Farruquito había menos viandas!!

Después de recuperar líquidos y sólidos emprendimos la marcha de vuelta al pabellón. Aseo rápido, cambio de ropa y a por la paella. Antes la organización nos deleitó con un “aperitivo”, lomo y queso para hacer mas amena la espera de la entrega de premios (lujazo tras lujazo). Y que decir de la paella, buena no, lo siguiente y eso que no es un plato que me guste especialmente, pero hay que decir que estaba exquisita.

Trail del Serrucho. Fin de fiesta

Recuperando líquidos con Oscar Garage Jack y Aj. !Que tíos mas grandes!

Con el estómago a reventar y cuando ya pensaba que ya había visto todo los chicos de la organización nos volvieron a sorprender sacando el postre… ¡¡Roscón!! Y claro, como uno es muy muy goloso y facilón (esto creo que ya lo he dicho) tuve que acercarme a por un “pequeño” pedazo… ¡¡No podía mas!! Creo que es la única carrera en la que he vuelto a casa pesando mas que cuando salí por la mañana… ¡¡Madre del amor hermoso y del sombrero tirolés!!

Cuatro días después y con la experiencia de los tres años que la he corrido, puedo asegurar que sin duda es la carrera mas especial en la que he participado. Y llevo unas cuantas. Probablemente existan otras parecidas e incluso mejores, pero el Trail del Serrucho con sus voluntarios, su organización, su espíritu solidario y con el cariño que nos dan a los corredores tendrá siempre un lugar muy especial en mi corazón.

¡Muchas gracias por leerme!

 

Anuncios

11 comentarios el “Trail del Serrucho

  1. Circuito bonito, meteorología especial, ambiente festivo, organización familiar… Poco más se puede pedir. Sí, que me da mucha envidia, jaja.

    Un saludo.

  2. Como miembro del ART, no sabéis lo orgulloso q me siento amigo al leerte!! Veo recompensado mucho esfuerzo de mucha gente con ganas de hacer bien las cosas, muchas gracias por la crónica y que dure muchos años este serrucho

    • Dani, poco es el daros las gracias, de verdad. Es increíble lo bien que nos hacéis sentir. Es impresionante el trabajo de todos los voluntarios, de los chicos de Protección Civil.. con el frío, la nieve, la lluvia… De verdad.. un millón de gracias.
      En carrera intento darlas siempre que me cruzo con algún voluntario, sin ellos (vosotros) no podríamos hacer esto que tanto nos gusta.
      Nos vemos el año que viene.

  3. Tengo sentimientos encontrados. Me encanta leer cómo lo disfrutáis, y por eso, por saber que era una carrera épica , me apunté. Pero no es mi terreno. Me quiero contagiar de esa felicidad disfrutona pero no sólo no lo consigo, sino que me produce el efecto contrario:la frustración por el sufrimiento cuando “todo el mundo” está pasándolo pipa. Me temo que me descuelgo de la IV edición, reconociendo, eso sí, que está genial organizado, avituallado y concurrido.

    • Ya hablaremos tu y yo… no vayas tan rápido… Lo mismo te cambio el chip con una salida por los caminos Argandeños!

    • Marialuisa, no te desanimes! piensa que el Serrucho es más duro que una media marathon en asfalto. Requiere ser consciente del nivel de cada uno para llevar la velocidad adecuada en cada momento…, pero lo más importante es que cada año se hará mejor teniendo en cuenta los kms que corremos al año. Go!

  4. Magnífica crónica, Alberto. Yo corrí por delante y mayormente solo, pero por lo demás suscribo todos y cada uno de tus halagos a la organización y los voluntarios, y si alguna crítica se puede hacer, con espíritu constructivo por supuesto, es que no se acuerden de los veteranos XXL en las clasificaciones. Es algo muy habitual en las carreras y muy fácil de solucionar. En cualquier caso, el año que viene repetiré.

  5. Suena genial, habrá que hacerla algún día, sobre todo por el avituallamiento jajajja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: