16 comentarios

Gestión Del Sufrimiento Ajeno En Carrera

Aunque por el titulo lo parezca, esto no es un post de motivación. Sólo es una idea, no muy buena que digamos, que tuvo mi “hermano” José Luis corriendo los 30 Kilómetros del Maratón de las Vías Verdes.

En muchos artículos habréis podido leer consejos o experiencias de gente que motiva a sus amigos, compañeros de entrenamiento o congéneres más cercanos. Esto es todo lo contrario. Os voy a dar consejos de como desmoralizar y hundir en la miseria a quien os venga en gana. El post también podría titularse “Joputismo Extremo”, pero no me parece muy técnico que digamos.

Para ser lo más dañino posible hay que empezar desde antes de que comience la carrera. En cuanto veas a ese “amigo” al que quieres destrozar moralmente tienes que lanzar el primer ataque:
– ¡Vaya! Se te ve mas “fuertecito”.
-¿Has cogido peso?
– Para entrenar todo lo que dices que entrenas estás “fondoncete”.
– ¿Has lavado la camiseta con agua caliente o es que estás dando el estirón a lo ancho?

Corredor "fuertecito"

Haz que se sienta mas o menos así..

Esta primera batería de comentarios irán directamente a la línea de flotación (nunca mejor dicho en algunos casos) de tu “enemigo”

Pero no os conforméis con eso. Cuando aún esté pensando en si la cena de anoche fue demasiado copiosa, sigue haciendo mella en su confianza:
– ¿Vas a correr con esas zapatillas? Creo que para este terreno no te van a ir bien. Un amigo se destrozó las rodillas con esas mismas.
– ¿No vas muy abrigado? Entre los kilos que te sobran y la ropa que llevas antes de llegar al 5 te has deshidratado .
– ¿Vienes a hacer marca? Uffff.. Eso es que no conoces las cuestas que tiene esta carrera.

Hay que intentar ser sutil a la par que lo mas sibilino posible. Cuanto menos claro sea el ataque más daremos que pensar al individuo en cuestión y más efectivo será. No por eso debemos dejar ser constantes en nuestro acoso y derribo:
– Te has colocado muy delante. Ya verás como te arrollen los que van más rápido que tu y hagas “montonera”, como en los Sanfermines.
– ¿Has calentado bien? No veo que sudes. Ten cuidado que puedes tener una rotura de fibras con este frío que hace.

Justo unos 10 segundos antes de la salida hay varios comentarios que suelen joder mucho:
– ¡Huy! Llevas una zapatilla desabrochada. Ten cuidado no te pises el cordón.
– ¿Y tu chip? ¡No lo llevas puesto!
Aunque sea mentira harás que toda su concentración se vaya al garete.

Una vez que ha empezado la carrera no debes dejar que tu contrincante tenga buenas sensaciones:
– ¿No has salido muy rápido? A este ritmo revientas en dos kilómetros.
O quizá justo lo contrario.
– A este paso no bajas marca. Acaba de adelantarnos la primera veterana sub 70 años.

Los avituallamientos también son buenas oportunidades para seguir con nuestra estrategia:
– Cuidado con esa isotónica, me han dicho que da cagalera.
– No bebas tanta agua, te va a dar flato.
– Bebe mas agua, el año pasado hubo siete casos de deshidratación en esta carrera y hacia menos calor que hoy.

Corredor con cagalera

La cagalera está en su mente. ¡Aprovéchate!

Lo importante es que no se sienta cómodo en ningún momento. No dejes de lanzar pullas. Utiliza todos los recursos posibles:
– Ahora entiendo porque sales tan bien en las fotos de carreras. A esta velocidad nunca sales desenfocado.
– Respirando así no se como no te da un ictus, por cierto, ¿siempre estás tan colorado?
– ¿A que pulsaciones vas? Uffff.. Esas son muchas. Los colibríes en pleno acto sexual tienen menos.

Debes aprovechar también el entorno por el cual transcurra la carrera. Imagina que pasáis por un hospital:
– Oye, ¿aviso a los de urgencias? Estás muy pálido.
Que es un cementerio lo que tenéis a la vista:
– Algunos de los que están ahí dentro iban mejor que tu a esta altura de la carrera.
Si pasáis por una parada de metro:
– ¿Te dejo mi metrobus? Estamos a 5 kilómetros de meta pero seguro que llegas antes en metro, aunque tengas que hacer tres transbordos.

Cuando se acerca el final de la carrera hay que poner toda la carne en el asador:
– Yo que tu no aceleraría, tienes los gemelos a punto de explosionar.
– ¿Sigues a esas pulsaciones? Como subas un par mas, palmas.
– ¿Es normal que te sangren los oídos cuando corres?

Es mas que seguro que con estos comentarios o algunos parecidos que  se os ocurran vuestro “adversario” no cumpla el objetivo que tenía marcado, pero aún podéis darle el golpe de gracia al acabar la carrera:
– Vaya, parece que esto no se te da muy bien. ¿Has pensado en jugar a la petanca?
– ¿Tanto entrenamiento y tiempo perdido para hacer esta marca? ¡Qué bajón! ¿No?
– ¿Has visto las clasificaciones? Mi tío abuelo Emilio ha llegado 3 minutos antes que tu. Y entrena dos días a la semana. 68 años. ¿Tu tienes 32? Bueno, aun tienes 36 años para mejorar…

Corredor derrotado

Así es como tiene que acabar.

Espero que este post os sea de ayuda y que le saquéis el máximo rendimiento posible. Estas frases han sido utilizadas y se ha hecho un estudio con mas 100 corredoresa lo largo geografía española obteniendo unos resultados del 99,999% de efectividad.

Si tienes alguna frase que pueda servir para desmoralizar o hundir en la miseria a algún “amigo” corredor, por favor déjala en un comentario.

Muchas gracias por leerme.

Anuncios

16 comentarios el “Gestión Del Sufrimiento Ajeno En Carrera

  1. no está mal para ser tu primera carrera ( y llevas corriendo 5 años)

  2. Se nota que anoche estuviste de juerga hasta las tantas, Falete suda menos que tú en la sauna…

  3. Lo que me he reido…ahora ya sé porque me separo de mis amigos en la salida de las carreras.

    Buen post.

  4. ¡A esa velocidad habrá que recurrir a la foto finish para ver si llegas por delante del coche escoba! Muy simpático el post 😉

  5. jajajajjaja gracias por hacerme reir a estas horas de la mañana!! 🙂

    Unas ideas mas de frases desmotivadoras:
    – Pero tu no fumabas ¿no?
    – (Buscas el tio mas fondón que tengas por delante y dices señalando) Tio pilla a ese de liebre…no espera, que creo que lleva un ritmo alto para ti.

    Genial el post!! 😉

  6. Me encanta el título de la entrada, le da esa patina de cordura y magnificiencia que desprende el texto, jaja.

    Salud!

  7. Si todos nos tomásemos nuestras etapas runner, profesionales o vitales como tú, Alberto, nos iría mejor. Buen post! Rober.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: